La primera vez que cambie de trabajo …

Hace algunos días dejamos la historia en mi primer curro, y allí estaba yo tan feliz con mi sueldo de mierda y mis 3 horas al día de transporte público. Y esto no es ironía, realmente me lo pase de puta madre en esa época, curre un montón, aprendí un montón, bebí un montón … ojalá pudiera echar la vista atrás y volver a esos tiempos.

El caso es que, un año antes de dejarlo, la cosa se torció. Mi lista de tareas aumento x10 y mi sueldo se quedó casi como estaba (realmente no fue así, algo me subieron, pero todas las promesas se quedaron en nada).

A lo que vamos, me surgió una oportunidad y decidir cambiar de sitio. Antes de nada, me tuve que leer como narices se dejaba un trabajo … porque ni idea. Pero vamos, que me hice un papelito y me fui a recursos humanos a dárselo.

Y os preguntaréis, joder porque se lo diste a tu jefe??. Pues porque mi jefe era un tío que tenía un despacho al final del pasillo, que no se había molestado en hablar conmigo en el último año, el típico tío que no te devolvía los buenos días, y que cuando te veía que ibas a entrar en el ascensor se hacía el loco y cerraba la puerta. Vamos, una bellisima persona.

Doy mi papel, y me voy a mi sitio, realmente no tenía claro lo que iba a pasar. Como a la media hora, se abre la puerta del despacho, sale mi jefe y me dice (juro que era la primera vez que me dirigía la palabra en un año) … oye bjone pasa un momento a mi despacho.

Se me pone a darme la chapa (2 veces me ha pasado a lo largo de mi vida), que esas cosas no se hacen así (mi primera vez), que tenía que haber hablado con él antes (pero so bastardo, si no me devuelves ni los buenos días).

Después de un rato, empece a sentirme incómodo, por un lado el tipo me estaba hablando en un tono que no me gustaba un pelo, y por otro me di cuenta de que me estaba, no sé cómo llamarlo, arrinconando, avasallando, lo que si entendí es que el tipo estaba llevándome a su terreno para hacerme cambiar de idea (cosa que no consiguió, pero si que fue la primera vez que me sentí incómodo en una conversación).

Resulta que ahora yo era uno de los tíos imprescindibles, el pilar de un proyecto con un futuro acojonante, que contaban conmigo para ese futuro y que por favor me lo pensara durante unos días antes de dar el paso definitivo.

Yo decía que no, y ellos no me hicieron ni puto caso, mi jefe y el (la) de recursos humanos dándome caña intentando hacerme recular, cosa que al final consiguieron (y que me tuvo encabronado con la vida durante meses, por no mandarles a tomar por culo, a partir de ese momento jamás he dejado que alguien en el curro me hable en ese tono (bueno, realmente paso otra vez, pero ya iba avisado, así que no cuenta).

Pasaron el par de días, y me volvieron a preguntar … y les dije que me largaba. Y 15 días después me largue.

Y un mes más tarde, leyendo el periódico, veo que mi jefe (o más bien mi ex jefe) había dejado la compañía. El hijo de la gran puta que intento convencerme para quedarme, ya tenía pensado largarse. Por suerte la vida no nos volvió a cruzar jamás, porque aún tengo un par de cosas que decirle (de esto han pasado exactamente 22 años, así que se habrá jubilado ya el puto bastardo).

Creo que fue la primera vez que alguien me mintió a la cara descaradamente, y sobre todo recuerdo esa sensación de sentirme acorralado y de no saber por donde salir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.